Home / Actitud Comercial  / Aprender a delegar para liderar equipos

Aprender a delegar para liderar equipos

El liderazgo de equipos consiste en gestionar el rendimiento de otras personas para alcanzar unos objetivos prefijados y para esto es clave aprender a delegar.

Si consultamos a la R.A.E (Real Academia de la Lengua Española), nos dice que delegar es “Dar a otra persona la jurisdicción que tiene por su dignidad u oficio, para que haga sus veces o para conferirle su representación”.

Por lo tanto, en el ámbito del Liderazgo de equipos, aprender a delegar es esencial en el trabajo de cualquier directivo o gestor de grupos. Sin duda no es un arte sencillo, pero hacerlo de forma eficaz beneficia la productividad, facilita la consecución de los objetivos marcados, dinamiza la gestión del tiempo y contribuye al desarrollo profesional de nuestros colaboradores.

Sin embargo, la realidad del día a día sigue mostrando directivos que se resisten a ceder el control de las tareas asignadas a su cargo y uno de los principales motivos de esa resistencia radica en la idea errónea de que al trasladar cometidos van a perder poder, o incluso protagonismo. Otro factor común es la desconfianza en los que le rodean, que suele ir acompañada de una gran dosis de inseguridad propia. En otros casos, las propias empresas con estructuras piramidales y fuertemente jerarquizadas fomentan esa tendencia.Delegar

Saber delegar no es sinónimo de distribuir tareas y estar constantemente encima de la gente que tenemos a nuestro cargo, ni tampoco se trata de desprendernos de las cosas que menos nos apetece hacer, delegar significa confiar en tu equipo y compartir responsabilidades.

Algunos consejos que siempre he seguido a la hora de delegar:

  1. Analiza a tu equipo y selecciona a la persona más adecuada según sus competencias.
  2. Asegúrate de contar con su disposición. Delegar no es ordenar, las órdenes se cumplen pero no necesariamente involucran al colaborador. La delegación persigue una actitud positiva.
  3. Dale toda la información sobre la tarea a realizar, comparte tu conocimiento y experiencia, aconséjalo…
  4. Monitoriza los resultados, no el proceso. Dale autonomía y espacio suficiente a la persona para que pueda actuar bajo su criterio, que no necesariamente será el mismo que el tuyo.
  5. Establece un plan de seguimiento que permita evaluar la ejecución del trabajo.

El liderazgo de equipos consiste en gestionar el rendimiento de otras personas para alcanzar unos objetivos prefijados y precisamente, los grandes líderes son aquellos capaces de buscar activamente el talento, incorporarlo a su equipo y aprender y crecer con él.

 

alvaro@alvarofg.com

Si te ha gustado este post, te animo a que lo compartas en redes sociales y amplíes el contenido con tus comentarios. En caso contrario, me encantaría poder intercambiar ideas y opiniones contigo... "No hay principio ni final, solo lo que quieras ir contando"

Valoraciones
PobreRegularBuenoMuy buenoExcelente (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
Sin comentarios

Enviar un comentario