Home / Off Topic  / Cómo constituir una empresa sin desesperar en el intento

Cómo constituir una empresa sin desesperar en el intento

Si estás en fase de constituir una empresa, y tienes intención de hacerlo online, te recomiendo que antes le eches un veo a este post.

Tengo un amigo que está a punto de emprender y constituir una empresa, hace poco me consultó un par de dudas sobre el tema y enseguida me vinieron a la cabeza los recuerdos de lo complicado que fue para nosotros la experiencia de poner en marcha Orbialia.

Así que el primer consejo que le di fue: si vas a constituir una empresa, búscate una buena asesoría y págales lo que te pidan, será una de las mejores inversiones que vas a hacer.

Seguramente haya quien me lleve la contraria, y probablemente tenga razón, nosotros mismos evitamos los gastos de asesoría y gestionamos íntegramente todo el proceso para crear Orbialia.

Y así nos fue…
 

Constituir una empresa no parece tan complejo

Tenía presente que constituir una sociedad requiere de tiempo, paciencia, muchos trámites y ciertos conocimientos de fiscalidad, pero nunca pensé que después del ruido emprendedor que se vende desde el Gobierno Central, el proceso pudiese convertirse en algo tan tedioso y exasperante.

A simple vista, parecía sencillo… Denominación social en el RMC, alta telemática a través del CIRCE, firma de estatutos en el notario y alta en la Seguridad Social, AEAT…

Si además necesitas asesoramiento en alguna fase del proceso, tienes “a tu disposición” la Cámara de Comercio, puntos PAE, asesorías, etc. ¿Cuál es el problema entonces?.

Principalmente, que cada una de estas entidades maneja criterios distintos (esto es dramático…). A partir de ahí, empiezas a recibir información contradictoria, cometes errores, te dejas cosas… y como disfrutan de horarios de atención al público tan “amplios” cada paso en falso supone mucho tiempo perdido.
 

El CIRCE no es para cualquiera

Ojo con el CIRCE!!!. Sin duda es un valor añadido que puedas tramitar el alta de una empresa de forma telemática, pero no está al alcance de todo el mundo.

Cualquier persona poco relacionada con el uso de internet y sin conocimientos de fiscalidad, no tiene ninguna oportunidad de culminar con éxito el proceso.

Por lo pronto, la plataforma requería del Explorer 8, o inferior, (me parece que íbamos por el 11…) por lo que antes de empezar tienes que buscarte un parche de compatibilidad.

Usabilidad cero. La mayoría de apartados carecen del botón de ayuda, por lo tanto, lo que no sabes responder lo tienes que intuir (y más te vale que no te confundas…).

O simplemente, ajustarte al horario de atención al público (de 10:00h a 14:00h, pura vocación de servicio…).

Siempre y cuando encuentres un teléfono de contacto en el que te puedan atender (el que aparecía en su página web estaba fuera de servicio…).
 

Si tienes dudas, no preguntes a la Cámara

Pero quien más me sorprendió fue la Cámara de Comercio.

En teoría una de sus funciones es la de asistir a emprendedores en el proceso de constituir una empresa, pero la realidad es que nos encontramos con escasa o nula colaboración y negativas a solventar nuestras dudas.

Sin embargo, nos apuntaron muy amablemente el teléfono de consultas del CIRCE, ese mismo que estaba fuera de servicio…

¿A qué se dedican entonces?.
 

Funcionarios, en fin…

Luego está la desidia y falta de implicación de los funcionarios, que seguramente los habrá muy profesionales y competentes, pero oiga, topamos con los más elementales.

Ninguno sabía con exactitud lo que tocaba hacer, y peor aún, los había que sin tener ni idea eran capaces de darte instrucciones claras y concisas de dónde tenías que ir, documentación a presentar…

Y todo esto al “tran tran” habitual de la administración, con procedimientos largos y muy poco optimizados y la intervención de excesivos actores para trámites que perfectamente podrían solventarse en mucho menos tiempo.
 

Conclusiones

Podríamos seguir hablando de las AA.PP, de lo importante que sería dar una gran vuelta de tuerca a su sistema y que empezasen a desarrollar una metodología de trabajo similar al de la empresa privada, pero no merece la pena.

Al final de todo, y una vez habíamos logrado constituir la empresa, supongo que el aprendizaje fue mínimo y la desesperación máxima, pero lo que realmente nos importaba e ilusionaba es lo que acabábamos de iniciar.

Eso sí, alguien me pide consejo, le diré lo mismo que a mí amigo, para constituir una empresa, paga los servicios de una asesoría.

Ahorrarás tiempo y salud mental, que son mucho más valiosos que el dinero.
 

Etiquetas post

alvaro@alvarofg.com

Si te ha gustado este post, te animo a que lo compartas en redes sociales y amplíes el contenido con tus comentarios. En caso contrario, me encantaría poder intercambiar ideas y opiniones contigo... "No hay principio ni final, solo lo que quieras ir contando"

Valoraciones
PobreRegularBuenoMuy buenoExcelente (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
Sin comentarios

Enviar un comentario