Home / Actitud Comercial  / Liderazgo de equipos: Actitud colaborativa

Liderazgo de equipos: Actitud colaborativa

El Liderazgo de equipos implica colaborar con tu equipo, compartir, motivar, enseñar y aprender con ellos. Saber escuchar, delegar y generar confianza, transmitir pasión, ejemplarizar con nuestro trabajo, autoexigirse y exigir al resto del equipo.

Personalmente, cuando pienso en un director de una unidad de negocio o en un gestor de equipos, me vienen a la cabeza cualidades fundamentales como responsabilidad, dotes de mando, talento, conocimientos específicos en una o varias áreas de negocio, visión estratégica y creatividad, capacidad de análisis, agilidad en el momento de tomar decisiones y otras muchas aptitudes clave, sin embargo, hay un elemento básico en el éxito de la gestión de equipos que me gustaría resaltar y poner en valor, que es la Actitud Colaborativa en detrimento de la tradicional postura jerárquica y autoritaria tan común en muchos responsables o directivos.

El Liderazgo de equipos no va implícito en el cargo de “jefe”. No necesariamente serás un líder por tener gente a tu cargo.

El respeto y la buena sintonía con tu equipo no se consiguen poniendo tu silla más alta, con intimidación, ni a través de imposiciones, levantando la voz o lanzando órdenes imperativas… De ese modo solo conseguirás que cumplan con lo que les pides (quizás alguno pensará que es suficiente) pero nunca te verán como un líder, ni te respetarán como tal, incluso es posible que abandonen el barco en cuanto tengan posibilidad.

Un verdadero líder colabora con su equipo, comparte, motiva, enseña y aprende con ellos, les escucha, sabe delegar y generar confianza, transmite pasión por lo que hace, ejemplariza con su trabajo, se autoexige y por inercia, genera esa exigencia al resto del equipo.

Liderazgo de equipos: Actitud colaborativaNo hay que perder de vista que trabajamos con personas y que las personas nos encontramos mejor y más motivadas cuando sentimos que nos dejan desarrollar nuestro talento, participar, proponer ideas y que estas sean escuchadas y, en definitiva, cuando nos sentimos integrados.

Promover la comunicación, consensuar el trabajo e introducir pequeñas variantes en el trato como “tenemos que hacer” en lugar de “tienes que hacer”, son ejemplos que favorecen el trabajo en equipo y la implicación en el proyecto de todos los integrantes del grupo.

A lo largo de mi trayectoria profesional he tenido el placer y la oportunidad de aprender de grandes profesionales, incluso algunos se han convertido en una referencia a seguir, no solo en el ámbito profesional, sino también a nivel personal, y los definiría como un claro ejemplo de cómo hacer las cosas.

Casualmente, la mayoría responde a distintos perfiles, pero de una forma u otra, todos terminan disfrutando del respeto de sus compañeros y esto es Liderazgo de equipos.

 

alvaro@alvarofg.com

Si te ha gustado este post, te animo a que lo compartas en redes sociales y amplíes el contenido con tus comentarios. En caso contrario, me encantaría poder intercambiar ideas y opiniones contigo... "No hay principio ni final, solo lo que quieras ir contando"

Valoraciones
PobreRegularBuenoMuy buenoExcelente (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
Sin comentarios

Enviar un comentario